2 comentarios en “El Vikingo que vivió en el mundo intraterreno

  1. Me extraña que le sorprenda a estas alturas, que recién les llame la atención de cuentos escritos en los siglos 17, 18 y 19….o incluso antes…..que estupidez por favor….y lo hacen noticias….

    Me gusta

  2. La Fundación de la vieja iglesia

    Después del templo con miradas llenas de apetito finalizaron el primer gimnasio y enseñaron gratuitamente beneficios del ayuno y ejercicios de minería (según ellos mismos para ayudar a que la tierra de deshaga de minerales pecaminosos que podrían contaminar la moral del hombre) para combatir la grasa a latigazo limpio, ejercicio tras ejercicio y como muestra de agradecimiento los pobladores cedieron a sus mujeres para que les enseñasen técnicas de ninjitsu en sus templos. Con pasos monótonos seguían los cuerpos apilados a Antonio Madroñero marchando en procesión, iban ostentando uniformes de colores, opulentas chaquetas con bordados llamativos, fajas gruesas de tela, pelucas blancas y ridículas zapatillas con olor a queso de año. Hedían de verdad, parecían una multitud de gorgojos devorando maizales agitados por el viento, radiaban miedo con ondas expansivas que producían el contagio de la peste y solían hablar a través de sus bocas una raza de hienas.

    Chocan las palmas con disciplina siguiendo el monótono aquelarre. Bello. ¿Cómo en tan poco tiempo lograron prosperar tanto? Derechito, rapidito. Sin pensar en otra cosa hacían sus papeles en orden. Saca la biblia… “Y el milagro que nunca llega… Y la amenaza del final” ―Tiemblo de pensarlo― Eran largos sermones, cabezas gachas, rodillas en tierra, esperanza eterna de vasos llenos de esperanza pero más llena estaba la cestica de ofrendas, estaba a punto de reventar. Míralos, van derechito. De reojos de vez en cuando por si calló un billete. ¿Dónde? ¿Calló del cielo? ¿De la cartera de un mundano? ¿De la cestica de ofrenda? Lo dudo. Empezaba a dudar también que si se hallasen billetes regados en la calle Arismendi o serian falsos o de monopolio pues la gente se les aferraba muy bien a los falsos y hasta más que al santo de la estampita pues sino se iban volando en un bocadillo en un numero de la lotería o en aquel milagro que… ¡Y que siga el baile!… derechito, panderetas aceleradas, tambores, los vasos poseídos de esperanza caen al suelo botando baba.
    ¿Qué paso?… ¿Nada?… Ok… Ya lo sabía―Pensé― Pelando bolas. Siempre lo mismo. Solo me adelantó un billete de veinte, que ni me alcanza ni para un cigarro. Se le pusieron los ojos como dos huevos fritos cuando le había sugerido un cambio de dieta. Entre tartamudeos no lograba entender lo que me decía y algo empezaba a oler sospechoso desde entonces. Cuidado con seguir especulando ―Les decía Jaramillo a los monaguillos―… ¿Hasta cuándo dejaran esas locas ideas? Nunca se comprobará aquella ridícula tesis conspiratoria, y que la existencia de “problemas”. Ja, mejor recen, recen, bailen y no especulen tanto.
    Seguían en el templo con golpes de palma esperando el milagro, arrepentidos y aburridos entregaban entusiasmados todo lo que les quedaba como una apuesta en la caja de ofrendas. ¡Rayos y truenos!… ¡Un big bang de escopeta!―Dijo Marcos Lucio―…así comenzó todo. Así anunciaba la hora de entregar ofrendas, así de fácil. Poco después venia lo del farol del burro: …Ocurrió tempranito a las 6 y pico de la tarde, iluminaba parte del Guamo y el caserío de Loma del Viento. El burro (Como llamaron los vecinos de La Margarita a la aparición) flotaba con un tipo abordo que cargando una escopeta y tenía brillantes ojos rojos. ¿Casualidad? ¡Milagro!¿Y el animal, rebuznaba fuerte? ―Preguntó uno de los monaguillos―
    El polvo se removía arremolinándose alrededor de sus patas y les brillaban los dientes… Investigué que los curas no solo trajeron hachas de Lomas Altas. Venían iluminando el monte con leños encendidos… ¡Cierto! podrían sembrar sobre la tierra y el mar… Lo llaman prostituirse. Y el asunto de las artes marciales generó una alarma parecida como lo de “Los satélites.”
    Él quería aprender a rezar en inglés. Lo oía hablando en lenguas y cuando empezaba a llenarse más la cestica de ofrendas aprovechando su buen humor le vendí baratos un diccionario y dos libros de ejercicios, y a crédito. No joda. Y no solo eso. Pasé otro día por la iglesia a cobrárselos, y otro, y otro, jamás tenia para pagarme, los veía en su rutina, bailando, cantando, las palmas… parecían focas, ¡Ahí estaba! En lo alto de la torre, cuyas formas veían con admiración los fanáticos, se arreglaba la túnica y los adornos delante de los monaguillos, pude verlo detrás de los vitrales de colores. Luego salía por la puerta principal, estaba algo nervioso, sudaba. Me apiadé del pobre cura y le pregunté:
    –Jaramillo, se ve agotado. ¿Se está alimentando bien?
    ¿De veras me veo enfermo?―Dijo―…es que, les enseñaba, les enseñaba a los monaguillos en el confesionario algunas carnes…perdón, algunas técnicas… de esas, para pelear ninjitsu.
    Otros se veían con las lenguas afuera, lenguas que nadie entendía ¡Que siga el baileee! ―Decían los pastores al rebaño―…lenguas que sabían hacer bien su papel de monopolio. Billetes reales en efectivo o tarjeta de crédito, transferencia a la agencia a través de diezmos, ofrendas y bendiciones especiales. Y no tardaban en trámites para la facturación. ¡Revelación!: “Hermanos, el Espíritu Santo me está revelando justo ahora que muchos de ustedes poseen la cantidad en sus bolsillos de 500 BF. Los que pasen ahora a introducir su ofrenda a la cestica de ofrendas recibirá ahora frente al pulpito una bendición especial.
    Hay muchas versiones sobre La Fundación de la vieja iglesia. Como liberaban a la tierra de la maldad y la suciedad contenida en los minerales del pecado. También se dice que al primer sonido no había nadie. (Pues ya estaban avisados del podrido trasfondo) se irradió entonces la división, todas las partículas del burro volaron hasta muy lejos y desde entonces las palabras se fusionan como átomos con nuevas formas y sistemas y la música y todo así gira alrededor de algo que lo sustenta y que lo motiva como aquella trama urdida en la maquina identificada en la parte superior con el número 13, asumiendo ajenas el sujeto inventaba mitos sobre su vida, a sus víctimas envolvía en la maraña con falsas fotos y poemas. Exigía por internet o por teléfono la vergonzosa suma de mil bolívares: Mi papá se llama igual que yo, el escritor, bueno, les confieso que hay algo que me inquieta, nací un 6 de junio de 2006, no tuve contacto con él, salvo cuando tenía 7 años, lo vi solo por 8 minutos, me dijeron: “Este es tu papá”, y ya… Desde ese día fui a trabajar con la esperanza de volver a verlo pues me regaló 11 folletos panfletarios con que jugué a los avioncitos entre los arbustos de las gemelas. Pasaron 12 años y de repente me asaltaron ideas de hacer lo mismo que hacia mi padre, engañar, estafar robar…. ¿Coincidencia?
    Así comenzó todo: Progresaban derechitos, sembraban castilla allá arriba y les enseñaron a leer El Mantra los domingos a los niños y otros escapaban del templo a jugar trompo en el camino de tierra. Empecé a entender que no era simple coincidencia. (Como sospechaba sobre su problema de hablar en lenguas) Sucedía no solo porque los feligreses adentro cantaban, bailaban, aplaudían y se llenaba la cestica de las ofrendas hasta estallar, era algo más, no se le entendía nada por la dieta.
    A mí no me importaba lo de su rollo con las técnicas de pelea o si temía a que sus dientes blancos se mancharan rasgando deliciosa carne roja a la parrilla. Se progresaba con rapidez desde que construyeron el primer edificio, reunieron reliquias, hicieron un puente, les brillaban los dientes como “Las perlas de Cubagua” (El letrero de luces de neón de un bar de putas) Así ganaban confianza de los niños. A latigazo limpio, latigazo contra las espaldas sudadas y gracias a su esfuerzo montaron el primer gimnasio gratuito. “…y hablando mal. Y todavía no agradecen” ―Decía en los libros de la Tradición―…pues dizque solo limpiaban la tierra de tesoros inútiles.

    Y más allá de los látigos venían al volante con las modernas latas a ruedas, el humo, ejercicios de gimnasia, seguían los agradecimientos eternos pues la vaina esa del “progreso” como que empezó a gustar desde que todo era de lata, la era en que dejaron los conucos y comenzaron a construir otro templo encumbrado, mas latigazos, más gimnasios, empezaban a ganar forma pero esta vez fundaron la nueva iglesia en el lugar del milagroso aterrizaje del “burro”. Justo donde Los alemanes sobrevolaban con frecuencia en helicópteros obsesionados con la idea de clonar el A.D.N de la reliquia custodiada en el interior del templo para hacer un dios, una plasta de mierda ¡La original! Momificada por años en el freezer y todos la deseaban pues el turismo crecía y como el cura decía que así seriamos modernos rapidito y progresaríamos de verdad y así no seriamos más gente bárbara, ni herejes, ni con largas colas y ni las haríamos más para pagar exorbitantes sumas en “Las Subastas de Trizas”, como solíamos vernos retratados en ilustraciones de imprentas extranjeras.

    Y todavía hay más… Comprobé que en las lenguas había mensajes subliminales. Descifré algo interesante. Traduje “rolling” (rollo, piel o cuero) Ocultaban algo. Ya verán… me enteré que “acetato”, “volante” y “folleto” significaban lo mismo, pero en ciertos casos, como en “acetatos sonaban por D.J.s bajo juegos de iluminación y humo bailaban y aplaudían, desde arriba caían los volantes….” ¡Lo sabía, ahí había propaganda escondida! ¡Con distintos nombres nos quieren vender de nuevo el mismo fraude! Me di cuenta entonces que en las imágenes talladas en piedras que usaban pipas, tiraban flechas, tiraban duro. Cierto, hacían el amor y la guerra. Escusas y mentiras eran la misma paja y comprendí entonces que también sabían de política. ¡Practicaban matemática! Por ejemplo, la suma y la resta se aplicaban en negocios, la multiplicación en privado en las habitaciones y la división fue organizada por reyes para reinar.

    Las focas seguían con rigor el monótono golpe de palmas.
    -No queda otra que tener fe, rezaré entonces para que algún día cumpla su promesa

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s